Eclipse y solsticio de invierno de 21 de Junio.

Posted: 20/06/2020 by Vane

En la madrugada de este 21 de junio acontece un fenómeno en el cielo, el eclipse anular de sol, que ocurre en el signo de Cáncer en el grado 0 (aries point). Este evento se da en conjunción con el nodo norte en Géminis y coincide con el Solsticio de invierno . Este eclipse al ser anular no es tan potente como un eclipse total de sol, pero es importante de entender.

Para que un evento como este ocurra en el cielo, el sol, la luna y la tierra tienen que estar alineados, donde la luna interviene la luz del sol, ocultándonos por algún tiempo los rayos que provienen del astro más importante de nuestro sistema solar, ya que el sol es quien nos otorga la capacidad de vivir en nuestro planeta.

Espiritualmente hablando, los kabbalistas lo atribuyen como un momento de mal presagio para el mundo, pero no es un dictamen final. Para otros conlleva un mensaje del creador a la humanidad para que entendamos el significado profundo que simboliza el eclipse y que puede afectar a nuestras vidas. En la astrología un momento de cierres y nuevos inicios que estaban predeterminados a ocurrir.

Aunque estos eventos no son de nuestro control, el libre albedrio, nos da la oportunidad de intervenir sobre nuestras propias vidas, donde sí podemos tener el control y donde podemos evolucionar espiritualmente. Es un momento importante que involucra un cambio profundo en la forma en que vemos la vida y de evaluar nuestro momento presente, bajo el precepto de la ley causa y efecto. Todo lo que ocurre en nuestra vida es por acciones que hemos cometido anteriormente, y lo que hacemos hoy afectará nuestro futuro de algún modo.

Primero, analicemos la simbología de un eclipse en relación con cómo se observa este fenómeno en el cielo. La luna ha interceptado la luz del sol hacia la tierra, producto de una alineación entre el sol, la luna y la tierra. Por unos momentos la luz del sol no llega a nuestro planeta, baja la temperatura y todo se oscurece. Es el primer mensaje del Creador y del milagro de la vida que damos por sentado de lo vital que es el astro sol para nuestra sobrevivencia y que incluso este puede ser despojado de su propósito que es iluminarnos con su vitalidad y fuerza. También de entender nuestra pequeñez con relación a la grandiosidad del universo, y de lo que el Creador nos otorga al recrear nuestra realidad a cada momento. La lección es recordarnos al Creador como el omnipotente, su grandeza y esplendor está más allá de nuestra capacidad de visión y de comprensión. Muchos también comentan que cuando todo está oscuro, es un momento de gran negatividad, pero como toda situación que implica oscuridad luego aparece la luz, así cuando salimos del eclipse podemos ser más fuertes que antes, sobre todo cuando entendemos que tras el mensaje hay una gran bendición que se nos abre como un portal para cambiar nuestra relación con D-os. Y segundo, podemos interpretarlo para nosotros como recordatorio de que nuestra tarea más importante es doblegar nuestro ego, y así como el sol en un eclipse “entiende” que no es omnipotente, es para nosotros aceptar que nosotros tampoco lo somos, aceptando también la sumisión. Entonces podemos escuchar nuestra alma para comprometemos a tener una mejor relación con nuestro Creador, de acercarnos a la luz mediante nuestro verdadero deseo de compartir y no desde el deseo de solo recibir. De entender nuestra unicidad con el todo y a la vez con la nada.

Durante el eclipse y bajo un ambiente de negatividad, podemos revelar luz, mediante la meditación para conectar con la fuente divina, para fortalecer nuestra luz y vibrar en alto, evitando que esa negatividad ingrese a nuestra vida y tomemos el eclipse como una oportunidad de realizar cambios que nos permitan evolucionar. Se recomienda estar tranquilos, comer liviano, no hacer listas de intenciones, ni lanza nuevos proyectos, iniciar relaciones etc.

Si no nos resistimos, el eclipse puede entregarnos un potencial de transformarnos, sobre todo en lo que nos hemos propuesto a cambiar por mucho tiempo y no lo hemos logrado, ya que estos cambios se experimentan de manera más permanente. Pero no es para comenzar el mismo día del eclipse, pues hay que tomarlo con calma. Como momento de cierres, es una instancia de soltar el pasado, ir hacia el mundo interior, pensando que ocurre en el signo Cáncer, es conectarse con la niña/o interior, que puede estar herida/o, que aún no supera asuntos del pasado y de la infancia, y que necesita de un padre y una madre que cubra sus necesidades y lo sostenga. Es en este punto donde nuestro trabajo interno es de convertirnos en ese padre y madre de nuestra propia niña/o interna/o que quiere ser cuidado, amado y valorado, que quiere ayudar a sanar. Es buscar en nuestro interior las respuestas de lo que nosotros necesitamos para ser felices y responsabilizarnos de ese cuidado que no es de cargas externas. Analicemos y reflexionemos en nuestro yo interno, nuestras relaciones familiares, que situaciones nos incomodaron estos dos años que nos hizo replantear vínculos, situaciones laborales, de creencias y que nos empujan a ver nuestras sombras para que podamos evolucionar en nuestro proceso como almas que se dirigen hacia un nuevo período con una gran oportunidad para cambiar en lo más profundo, alinearnos con una nueva conciencia y no repetir lecciones de pasado rindiéndose al cambio.

Así que este domingo 21:

👉 Puedes meditar sobre tus propios procesos internos.

👉 Descansa y come liviano.

👉 No se recomienda hacer rituales.

👉 Conéctate con tu capacidad de revelar luz

#eclipseanulardesol #solsticiodeinvierno #kabbalah #kabbalistikas

No Comments

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

X