Alimentación saludable para el alma (parte 2)

Posted: 20/06/2018 by Vane

Anteriormente, hablamos sobre la importancia de comer con consciencia (si no has leído ese artículo te dejo el link aquí). La idea general de ello es transformar la manera en que comemos para que pase de recibir placer para sí mismos a recibir placer para compartir. Para ellos dimos algunos tips que pueden ayudarte a cambiar la relación que tienes con los alimentos y a partir de esta acción también contribuir a liberar luz.

También hablamos de la importancia de hacer resistencia, para que logremos transformar el aspecto físico de comer a algo más espiritual, con el objetivo de ser conscientes, hacer un esfuerzo para lograr balance entre estos dos aspectos.

En este articulo hablaremos de la alimentación saludable para tu alma, según las indicaciones del Rambam y también sobre los alimentos aptos.

Razones para comer

El Rambam, explicó 3 razones para alimentarnos, las que son: para estar nutrido y sano, para sentir placer y para tener la oportunidad de bendecir (y con ello liberar chispas de luz). El Rambam, era un médico kabbalista muy respetado, que enseñó sobre alimentación. Mantener el cuerpo en buen estado de salud e íntegro constituye una actitud noble y digna de quien se quiera dirigir en el camino de Hashem (Kabbalah avanzada: vivir en conexión).  La dieta del Rambam nos indica lo siguiente:

  • No comer cuando no se tiene hambre o beber agua si no se tiene sed.
  • No postergar el hambre ni la sed. Pues afecta la resistencia y continencia de los órganos internos.
  • Se recomienda entrar en calor antes de la primera comida del día. Se puede hacer algún tipo de ejercicio físico hasta entrar en calor y luego relajarse para después comer.
  • Ingerir ¾ partes de lo que realmente podrías consumir.
  • Beber entre comidas lo necesario para poder digerir lo comido.
  • Ingerir los alimentos en orden de los más ligeros a los más pesados.
  • Comer sentado, de preferencia frente a una mesa.

Alimentos Aptos

Son alimentos que están preparados energéticamente para ser ingeridos. Es una forma de alimentarnos y hacer restricción. Todos los alimentos del mundo vegetal son aptos y algunos del mundo animal. Los animales aptos, traen a nosotros energía para elevar y liberar luz. Los animales puros son para comer, otros son impuros que no liberan energía o es muy difícil de liberar. Cuando hablamos de impuros o puros estamos refiriéndonos a la afinidad de forma. Muchos de estos animales que son impuros tienen otros propósitos que no son alimentarnos, por ejemplo, los mariscos cumplen la función de limpiar los océanos y mantener así el ecosistema marino. En el grupo de animales aptos están los animales que rumian y tienen la pezuña partida como las vacas, en este caso se deben cumplir ambas condiciones; los peces que tienen escamas y aletas se pueden consumir; las aves que no son carroñeras.

En el mercado podemos encontrar alimentos que tiene el sello Kosher y que nos corrobora que durante el proceso de fabricación del alimento no hubo contaminación de animales impuros (grasas o sangre de esos animales).

Teniendo en consideración que hay alimentos que no se pueden consumir y otros sí, puedes comenzar a realizar Mitzvot al restringir su ingestión. No consumimos:

-Cerdo ni nada derivado de este animal. Otros como conejos, ranas, serpientes, etc.

-Mariscos, hablamos de crustáceos (camarones, langostinos, cangrejos o percebes), de moluscos (mejillones, almejas, berberechos o pulpos) y de equinodermos (erizos de mar).

– Peces que no tienen escamas, como los delfines, tiburones, ballenas, etc.

Cada alimento se conecta con nuestro cuerpo y consciencia.

Cada alimento, en sus diversos tipos y en relación a su origen se conecta y a la vez influye directamente sobre diversos aspectos de nuestra consciencia o alma, así como de nuestro cuerpo. Por ejemplo, la zanahoria – al cortarla- tiene forma del iris del ojo, por eso es un alimento que aporta al cuidado de nuestra visión. Así muchas formas de los alimentos que consumimos, se pueden relacionar con partes de nuestro cuerpo. Otro ejemplo son las nueces, que por su forma parecida a un cerebro aporta al funcionamiento del mismo.

Este tema es sumamente profundo y es uno de los tópicos que desarrollaremos en nuestro próximo taller de alimentación consciente del 7 de julio, en Santiago de Chile. En su versión presencial y on-line.

 

 

 

 

1 Comment

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

X