Año nuevo…kabbalístico

Posted: 29/12/2017 by Vane

En el camino de la Kabbalah el año nuevo kabbalístico es celebrado mucho antes que el año nuevo occidental. Por lo que los que estamos insertos ya en sus enseñanzas, lo celebramos meses antes.

Para el mundo de la kabbalah este es el año 5778 y cada año cerca del mes de septiembre (este año fue el 20 de septiembre), el mes de libra, mes de las festividades de la renovación, nos juntamos para celebrar y conectar con la energía de este nuevo inicio.

Algo importante que comentar de este año nuevo, es que es llamado “Rosh Hashanah” frase que en hebreo significa “Cabeza de año”. Esta festividad nos propone “trabajar” en mejorar como personas y tener buenos deseos para compartirlos con los demás. Es, como muchas de las celebraciones kabbalísticas un portal energético, en que se nos da la oportunidad de comenzar realmente de cero, es cuando se nos evalúa como humanidad y, podemos desear todo aquello que nuestra alma anhela. Hacemos un trabajo intenso de consciencia que termina con Yom kippur (El día de la purificación, en el cual experimentamos un reinicio total).

Además, uno de los “trabajos” a consciencia que hacemos en Rosh Hashanah, es pensar con misericordia de nosotros, de todos nuestros errores y de todas las veces en que el ego nos ganó y no resistimos. También recordamos las cosas buenas que hicimos y seguimos haciendo, y la oportunidad de que alcancemos una nueva consciencia al comenzar como un nuevo “Yo”.

Así, de las cosas que queremos mejorar, cambiar y renovar. Recordando nuestro propósito que es conectar con la luz.

Es un proceso en donde nuestra alma se purifica en el útero de Binah (La madre cósmica, la energía femenina de la divinidad), para ser realmente nuevos y tener vasijas preparadas para recibir toda la luz, que el universo desea darnos.

Este año nuevo occidental, puede influir en la consciencia colectiva el hecho de que empezamos otro año y nos planteamos nuevos objetivos, analizamos que hicimos y que no. Esto, probablemente, puede traernos pensamientos negativos, como cuando analizamos que no hicimos nada de lo que nos planteamos. Así también, pensamientos positivos cuando miramos hacia atrás y vemos todas las cosas que logramos y de las cuales nos sentimos orgullosos. Es para muchos un buen momento para hacer balances, replantearse y tener nuevas metas, nuevos proyectos o nuevos desafíos y por supuesto, agradecer todo los aprendizajes que hemos tenido.

Siendo que para nosotros este no es considerado un nuevo año, pero que para muchos si lo es, es importante que tomes en cuenta que tus deseos, hechos en consciencia o no, fueron anhelados por tu alma hace meses atrás; Intenta recordar qué pensabas, que estabas proyectando o ideando en tu mente y tráelo hasta el presente.

Por otro lado, debes considerar la energía disponible en estas fechas para desear, por lo tanto, la idea es tomarse el tiempo de analizar que es lo que deseo concretar, ya que la energía disponible en este mes es la de capricornio. Para este 2018, revisa, corrige y acciona esos deseos, y también asegúrate de que todo lo que planteas para este nuevo año occidental sea para compartir con los demás, lleno de amor y con la consciencia que debemos esforzarnos en resistir al ego.

Haz una lista de todas las cosas que deseas, prepara esas intenciones detallando cómo las quieres concretar. Es importante que visualices cada uno de ellos.

Como se mencionó en la conexión de la luna nueva de capricornio, dictada por Kabbalife: “La Consciencia principal de este mes es la de: Confrontar la frustración y el enojo, para ser capaz de concretar lo que deseo. Será una lucha constante contra la frustración y el enojo, pero al mismo tiempo es un mes ideal para concretar ideas o al menos ordenarlas, organizarlas”. (puedes leer el resumen de este mes en serconsciente).

Por lo tanto, a lo que nos invita este periodo es a evaluar que cosas nos generan enojo, rabia o ira, ya que esta emoción es la que muchas veces entorpece nuestras acciones. Analiza qué te hace enojar y qué podría estar impidiéndote el hacer lo que intencionas. Ya que, si planteas nuevas metas para el 2018, desde un estado de enojo tus deseos no se concretarán. Al tener consciencia de las cosas que nos pueden molestar, podemos manejar la emoción y actuar proactivamente y con eso, sí podemos materializar nuestros deseos.

Que sean lindas fiestas y que cumplas todos tus propósitos!!

Un gran abrazo

Equipo Kabbalístikas.

No Comments

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

X